Cirugía refractiva con lente intraocular fáquica (ICL), fisológica y REVERSIBLE

En pacientes que padecen ojo seco moderado y/o ametropías mayores (miopía alta, astigmatismo elevado) obtendremos un resultado visual excelente mediante la implantación de una lente intraocular fáquica del tipo ICL (Implantable Contact Lens) modelo V4C acuapore. Estas lentes está fabricadas en un material llamado Colámero, un material flexible, suave y biocompatible. Cada lente se fabrica específicamente para cada ojo y para cada persona. Este modelo posee un orificio central de 400 micras que permite el flujo de humor acuoso entre las cámaras anterior y posterior del globo ocular, evitando de esta manera la hipertensión ocular que podría aparecer en el periódo postoperatorio.

La experiencia de pacientes operados con este tipo de implante se remonta a más de 20 años (Fiodorov 1993, primera publicación de implante de lentes fáquicas de cámara posterior) con muy bajo índice de complicaciones.

Esta experiencia garantiza una toleracia al material, biocompatibilidad y estabilidad, sin cambios en la graduación, demostradas en nuestros pacientes, que mantienen una muy buena agudeza visual con el paso de los años. 

Pero la característica más importante de este tipo de implante es la REVERSIBILIDAD del procedimiento. En caso de que la calidad visual no sea óptima, aparezca un cambio importante de refracción, el paciente padezca hipertensión ocular y/o dispersión pigmentaria, la lente puede ser recambiada por otra con una medida y/o refracción más exacta para el paciente, o  extraida del globo ocular. Esta REVERSIBILIDAD de la técnica la hace única y refuerza enormemente la seguridad del procedimiento, podemos ajustar la lente o si el paciente lo desea podría volver a la situación preoperatoria, y continuar utilizando sus gafas y/o lentes de contacto. 

 

En Oftalmología Orduna practicamos esta técnica en pacientes con ojo seco moderado, miopes desde -6 dioptrías en adelante y en hipermétropes +4 en adelante, así como en pacientes que padecen astigmatismo hasta 8 dioptrías.

Debido a que la lente fáquica ICL magnifica en un 30% la imagen que llega a la retina, los pacientes consiguen mejorar la agudeza visual respecto a la que poseian con sus gafas o lentes de contacto. Esta característica de la lente, es especialmente importante en casos de AMBLIOPÍA (ojo vago), ya que estos pacientes pueden mejorar su agudeza visual, con el implante de una lente fáquica de cámara posterior ICL.

¿En qué consiste la cirugía con lentes intraoculares?

Las lentes ICL se implantan a través de una pequeña incisión de 2 milímetros en córnea clara que permite colocarla en cámara posterior, se apoya en el sulcus ciliar, delante del cristalino y detrás del iris. La intervención es ambulatoria y dura aproximadamente 15 minutos. Es completamente invisible y su principal ventaja radica en el carácter REVERSIBLE de la cirugía. En el caso improbable de que cambie la graduación o se desencadene un problema intraocular la lente podría ser extraída o sustituida.

 

La salud del endotelio corneal es la clave para el éxito y la permanencia de lente dentro del ojo. La lente ICL se encuentra lejos del endotelio corneal, aumentando la seguridad respecto a otros tipos de lentes intraoculares fáquicas. En nuestra clínica estamos equipados con la última generación de microscopia endotelial para realizar un recuento celular exacto y repetible, pudiendo detectar casos de baja densidad celular, los cuales no serían candidatos a este tipo de cirugía, dado el alto riesgo de pérdida celular acelerada. 

 

Este tipo de técnica quirúrgica es la más adecuada en pacientes con paquimetría baja (córnea fina menor de 500 micras), topografía irregular, queratocono y ojo seco grave.

El implante de lente fáquica ICL es una buena solución para el tratamiento de pacientes operados con LASIK o PRK que padezcan recidiva de su miopía y/o astigmatismo preoperatorios.

 

En casos de paquimetría dentro de la normalidad (córnea normal o gruesa), topografía regular, ojo seco leve o si la graduación entra dentro del rango de +4 a -6 dioptrías y astigmatismos entre 0 y 5 dioptrías la técnica elegida será FEMTOLASIK ASFÉRICO, puesto que es una técnica más económica para el paciente con un resultado visual excelente y comparable al de la lente fáquica ICL, en ese rango de dioptrías.

 

El tratamiento paso a paso

La cirugía para la implantación de una lente intraocular fáquica (ICL) se realiza de forma ambulatoria y tiene una duración de 15 minutos, por lo que no es necesaria la hospitalización del paciente. Es una intervención indolora, segura y predecible, que no requiere de anestesia y proporciona al paciente una recuperación rápida y sin complicaciones.

 

Preoperatorio


El paciente deberá acudir a nuestro centro para practicarle diversas pruebas oftálmicas y optométricas que definirán la viabilidad de su operación y la aplicación de la técnica más apropiada en función de su defecto y la graduación. Estos datos son muy importantes para decidir qué lente fáquica es la más adecuada para cada ojo y cada persona. Una vez realizado el diagnóstico y determinado el tipo de lente a colocar, el paciente será citado para la intervención en nuestro centro donde deberá acudir sin ninguna preparación específica.

 

Operatorio


Antes de comenzar la intervención se administrarán unas gotas anestésicas de uso tópico (sin pinchazos) en el ojo del paciente y se procederá a inmovilizar el párpado con el fin de evitar cualquier movimiento y facilitar la mejor práctica quirúrgica.

 

Este tipo de cirugía intraocular se realiza a través de una pequeña incisión de 2 milímetros en la córnea que permite colocar la lente en el sulcus ciliar, delante del cristalino y detrás del iris. Es completamente invisible y se encuentra lejos del endotelio corneal disminuyendo de esta manera el riesgo de pérdida celular endotelial.

 

Nuestro cirujano introducirá la lente personalizada del paciente en la zona indicada procediendo posteriormente a cerrar de forma natural la incisión sin puntos ni suturas dando por finalizada la intervención.

 

Esta técnica tiene la ventaja de ser una técnica reversible. En el caso improbable de que cambie la graduación o se desencadene un problema intraocular la lente podría ser extraída o cambiada.

https://youtu.be/lCao9WoQnKY

 


Postoperatorio


La recuperación de este tipo de intervenciones es muy rápida y no tiene complicaciones. Es normal que durante las primeras horas el paciente pueda notar ligeras molestias como escozor o lagrimeo que suelen pasarse inmediatamente en el transcurso de un periodo de tiempo breve. De la misma forma, el paciente comenzará a ver nítidamente en unas pocas horas pudiendo realizar vida normal en los días siguientes.


Por prescripción de su cirujano, el paciente deberá acudir a la consulta para realizar un seguimiento durante un corto periodo de tiempo hasta recibir el alta definitiva.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Oftalmología Orduna 2017