¿Qué es la cirugía refractiva?

La cirugía refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que tratan de corregir los defectos oculares más comunes (miopía, hipermetropía y astigmatismo) sin necesidad de gafas ni de lentes de contacto.


En principio, cualquier refracción ocular se puede intervenir a través de cirugía, lo que no quiere decir que todos los pacientes que usen gafas deban operarse. Antes es conveniente realizar un estudio completo del ojo para evaluar cada caso y aplicar el tratamiento más adecuado.


Los requisitos mínimos para poder ser candidato a cualquier tipo de cirugía refractiva son los siguientes:


- Ser mayor de 18 años
- Mantener una graduación estable en los últimos años.
- Disfrutar de una buena salud ocular (córnea sana).
- Tener un grado determinado de ametropía o defecto visual.

 

¿Cuáles son los principales defectos de refracción ocular?

Los defectos refractivos o ametropías se producen cuando, por un mal funcionamiento óptico, el ojo no es capaz de proporcionar una buena imagen de los objetos, ya sea debido a una mala visión de lejos (miopía), a una baja agudeza visual de cerca (hipermetropía), o simplemente a una visión borrosa y deformada a cualquier distancia (astigmatismo).

 

La mayor parte de la refracción ocular se produce en la cara anterior de la córnea y el cristalino, pero también puede darse en la cara posterior de la córnea, humor acuoso y humor vítreo.

 

Los principales defectos de refracción ocular son:


- La miopía en la que los rayos de luz convergen delante de la retina y no sobre ella provocando en el paciente una deficiente visión de lejos. Su causa más frecuente es que el ojo es más largo de lo normal, o la córnea está demasiado curvada. El paciente lo percibe con una mala visión de lejos.


- La hipermetropía, que es el defecto inverso a la miopía, consiste en que los rayos de luz convergen detrás de la retina provocando en el paciente una mala visión principalmente de cerca. En este caso el ojo es más corto de lo habitual, o la córnea demasiado plana.


- El astigmatismo consiste en una curvatura irregular de la córnea provocando que las imágenes sean percibidas por el paciente de forma borrosa y deformadas a cualquier distancia. El astigmatismo puede presentarse solo o asociado a miopía o hipermetropía.

Técnicas utilizadas en cirugía refractiva

En la actualidad existen dos técnicas diferentes para tratar los defectos refractivos de la vista: la cirugía láser, que trata la córnea a través de técnicas extraoculares, y la cirugía con lentes, que no altera la córnea (técnicas intraoculares).

 

Nuestros especialistas decidirán qué tipo de técnica aplicar tras evaluar el tipo de defecto refractivo y su morfología y funcionalidad, así como el grado de ametropía. Para ello se le practicará al paciente un estudio minucioso con las últimas y más efectivas técnicas de medición y evaluación, de las cuales disponemos en nuestro centro.

 

Cirugía Refractiva con Láser

 

Cirugía Refractiva con Lentes (ICL)

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Oftalmología Orduna 2017