Ojo Seco

"El ojo seco es una de las patologías más frecuentes en las consultas de oftalmología."

Aproximadamente el 30% de las personas que acuden al oculista lo hacen por este motivo, principalmente personas mayores, mujeres y quienes padecen una sequedad general en las mucosas.

 

Los tratamientos actuales van encaminados a reducir la inflamación con el uso de lágrimas artificiales, si es leve, pero otros pacientes con un cuadro más agudo deben tener un seguimiento más continuado.

 

Estos tratamientos deben personalizarse según el tipo de ojo y las necesidades del paciente, por lo que es conveniente acudir al oftalmólogo para determinar qué tipo de tratamiento es el más adecuado en cada caso.

Ojo Rojo

"Pese a ser una creencia muy extendida, el ojo rojo no es un síntoma inequívoco de estar padeciendo una conjuntivitis."

Hablamos de "ojo rojo" cuando la parte blanca del mismo o esclerótica, toma una coloración rojiza. Muchas veces se debe sólo a una inflamación de la superficie ocular, pero en ocasiones la inflamación se produce en el interior del ojo, lo que puede ser señal de una patología más grave: una erosión corneal causada por el golpe de una mano, el corte de un papel o el alcance de un proyectil; un cuerpo extraño conjuntival; una hiperemia periquerática (ojo rojo profundo); o el glaucoma agudo. Estas dos últimas enfermedades van asociadas a una pérdida progresiva de visión.

 

Afortunadamente la mayoría de pacientes que presentan ojo rojo sólo tienen una inflamación leve en la superficie ocular, que puede deberse a distintas patologías. La más frecuente es la conjuntivitis, pero también el síndrome de ojo seco y las alteraciones relacionadas con el uso de lentes de contacto. En función del problema el paciente deberá recibir un tratamiento u otro.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Oftalmología Orduna 2017