El paciente con baja visión

 

¿Qué es la baja visión? ¿Cómo podemos explicarla y definirla?

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la baja visión es  la disminución de la AGUDEZA VISUAL o del CAMPO VISUAL que incapacita para la realización de las tareas de la vida diaria; para que exista baja visión, la condición- sistémica u ocular- que la origina debe afectar a los dos ojos, la agudeza visual tiene que ser igual o menor a 20/60, y/o el campo visual  ser igual o menor a 20º desde el punto de fijación, y debe haber un resto visual útil. ¿En que se diferencia del resto de la discapacidad visual? Debemos compararlo con ceguera legal, en España, supone tener una agudeza visual inferior a 0,1 en la escala de Wecker o un campo visual inferior a 10º desde el punto de fijación.

 

¿Cuál es el perfil y características de los pacientes que tienen baja visión? (edad, sexo, patologías visuales previas, genética, herencia...)

 

La distribución de la baja visión en el mundo no es homogénea; en los países desarrollados está más relacionada con enfermedades –sistémicas u oculares- que aparecen en la edad adulta o debidas al envejecimiento. Por tanto la población con baja visión en España y en toda Europa, mayoritariamente, son personas de más de 55 años, de ambos sexos, con mayor prevalencia en el sexo femenino que el masculino (60% mujeres vs 40% hombres) que padecen fundamentalmente DMAE, glaucoma y retinopatía diabética:

 

DMAE (degeneración macular asociada a la edad)

 

Es una enfermedad multifactorial muy compleja relacionada con la edad, y el tabaco  como factores de riesgo demostrados y asociada a otros factores genéticos y ambientales, como la hipertensión arterial, los factores cardiovasculares, la obesidad y la diabetes mellitus, y en la que están presentes la inflamación y el estrés oxidativo; se estima que la prevalencia de la enfermedad en España ( cualquier forma de maculopatía asociada a la edad/degeneración macular) es de un 10.3% en los mayores de 65 años en el momento actual. Según la evidencia científica el hecho de tener antecedentes familiares hace que sea más probable padecer la enfermedad, es más prevalente en la raza caucásica y según algunos estudios en el sexo femenino, y en personas de piel e iris claros.

 

Glaucoma

 

Es una neuropatía óptica progresiva de carácter multifactorial, que produce pérdida progresiva de células ganglionares lo que se traduce en alteración del campo visual y en una afectación permanente e irreversible de la función visual. La prevalencia de la enfermedad es de un 2% a los 40 años, y de un 4% a los 70 años, luego una vez más nos encontramos ante una patología relacionada con el envejecimiento, en la que influyen los factores genéticos y ambientales y en la que el único factor de riesgo modificable a día de hoy es la disminución de la presión intraocular. Existen diversos tipos de glaucoma, englobados en glaucoma primario, y glaucoma secundario, asociado a otras enfermedades como son la miopía magna y las trombosis venosas de la retina.

 

Además deben ser tenidos en cuenta dos hechos importantes, por un lado, que la epidemia de miopía a nivel mundial hará más prevalente la miopía magna o patológica, que produce discapacidad visual en individuos más jóvenes, laboralmente activos y por otro, que somos en país de Europa con más pacientes diabéticos, según datos recientes se estima que más de un 13% de la población española padece diabetes mellitus (estudio di@bet.es) y que como demostraron los principales estudios del siglo XX, el ETDRS(Early treatment diabetic retinopathy study, el UKPDS (United Kingdom Prospective Diabetes Study ) y el Wisconsin study, en función del tiempo de evolución de la diabetes y el tipo de diabetes, el 98% de los diabéticos tipo 1 y el 60% de los tipo 2, sufrirán retinopatía diabética en alguno de sus grados después de 20 años de evolución de la enfermedad. El edema macular diabético, más prevalente en los diabéticos de tipo 2, es la principal causa de pérdida de visión en el paciente diabético.

 

 

 

 

 

 

Evaluación visual específica para pacientes con baja visión

 

  • Una vez diagnosticado el problema de baja visión, ¿Qué herramientas se utilizan para mejorar la visión del paciente? ¿Por qué las gafas y lentillas habituales no solucionan el problema?

    El uso de estas estrategias combinado con nuevas pautas para la realización de las actividades, como suplementar la iluminación, el control del deslumbramiento mediante filtros terapéuticos y la prescripción de AYUDAS VISUALES permitirá la optimización del resto visual.

    Las ayudas visuales se clasifican en: ÓPTICAS, NO ÓPTICAS Y ELECTRÓNICAS. La elección de un tipo de ayuda u otra depende de la tipología del paciente, de la tarea-objetivo que vaya a realizar, de su resto visual y del asesoramiento especializado del optometrista cualificado en baja visión.

    Además en el proceso de rehabilitación visual se usarán todo tipo de maniobras adicionales encaminadas a mejorar la percepción de la imagen (iluminación adecuada, mayor contraste entre la figura y el fondo, escritura con rotuladores de trazo grueso, papel pautado, atriles para poder mantener una distancia constante…). El objetivo primordial es que los pacientes recobren su INDEPENDENCIA PERSONAL y tengan una MAYOR CALIDAD DE VIDA.

    Se requieren distintas AYUDAS en función del objetivo a realizar y de si es en interior o exteriores.

    Además de las AYUDAS ÓPTICAS estandarizadas es muy importante controlar el DESLUMBRAMIENTO, mejorar la calidad de la imagen y aportar PROTECCIÓN, tanto  en los pacientes con enfermedades oculares, como en las personas sanas, mediante el uso de FILTROS DE CORTE SELECTIVO o TERAPÉUTICOS que absorben la parte más energética de la luz visible y la radiación ultravioleta.

    Las óptica convencional no soluciona el problema porque no produce en sí un aumento del tamaño de la imagen, pensemos que a veces es necesario producir hasta un aumento de 60X o un control selectivo de la luz. Sin embargo cabe reseñar, por ejemplo, que las lentes de contacto esclerales se presentan como una alternativa perfecta para controlar  la baja visión en aquellos pacientes que tienen una irregularidad corneal producida por un queratocono o en ecstasias post-lasik. Las lentes estenopeicas son útiles en pacientes con malformaciones en el iris, incluso hay lentes de contacto con filtro de UV y selectivos.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Oftalmología Orduna 2019 Tel: 914450874